Bienvivir es un paradigma de vida opuesto al de vivir mejor. Responde a la voz Suma qamaña del idioma aymara (Bolivia), también relacionado con el Sumak Kawsay del quechua (Ecuador), ambas expresiones contienen elementos en pro de la vida. Esta visión propicia una alternativa a los discursos de desarrollo y crecimiento que tienen como horizonte el vivir mejor, sistema que solo permite que unos pocos puedan acceder a esta perspectiva. Por encima de la acumulación permanente del capital, de la mercantilización de la vida, de la utilización de la naturaleza, del individualismo, del consumismo; se propone el bien vivir en comunidad y complementariedad, no mejor que otros o a costa de otros (incluida la naturaleza).

No se trata de un simple cambio teórico o de denominación, se trata de asumir una posición de vida alterna al colonialismo y al capitalismo. Una posición asentada en lo comunitario sin asimetrías de poder; en la que se da una complementariedad entre lo material y espiritual; un aposición sujeta a la biofilia, entendida como la actitud de cuidado, respeto y protección de lo vivo, en la que el ser forma parte del todo. Una posición cuyo centro es la vida en sus múltiples expresiones, por lo tanto toda afectación al entorno social, cultural o natural, es una afectación al propio ser.

En Canchimalos proponemos un bienvivir asentado en la inclusión de la diversidad étnica y cultural, en la percepción horizontal de la otredad, en la relación sustentable de los recursos ambientales y en una corporeidad articulada con estas posturas.